Según diversos expertos del área TI, la TD requiere madurez por parte de la empresa y se logra mayor éxito teniendo un camino a seguir. Aquí te damos algunos datos importantes para triunfar en la implementación de la TD.

El primer nivel que debe cumplir la compañía es el conocimiento, es decir, tener información confiable y registros digitales de estas. Con esto, podemos comprender de mejor manera el comportamiento de la compañía, los procesos de negocios, las necesidades que cubre, las problemáticas mas frecuentes y como solucionarlas, entre otros factores claves que nos darán las bases para la TD.

El segundo nivel es la integración de los activos de la empresa y la información citada anteriormente, esto permitirá generar eficiencia en los procesos. Principalmente, la integración nos permite el manejo de perfiles, políticas y reglas en la automatización de procesos. Solucionar este desafío permitirá a su empresa integrarse con el ecosistema extendido de partners, clientes y comunidad, además de permitir el control de la seguridad informática.

El tercer nivel es la infraestructura, ya sea física o virtual. La nube nos permite aumentar la velocidad con que realizamos los cambios, además de disminuir los riesgos de obsolescencia e indisponibilidad.

El cuarto nivel alude al “modelo de servicios y gobierno”, para que se ajuste a los requerimientos del negocio y de nuestros grupos de interés. Este nivel debe tener en cuenta los alcances, las coberturas y los niveles de los servicios, además de la forma en que se gobernará el nuevo mix de equipos internos, proveedores y partners que convivirán en la organización.

Si bien todo lo que hemos definido es importante, el último nivel es quizás el más critico a la hora de la TD, este nivel habla de la cultura organizacional. La TD es un gran cambio interno para las empresas, por lo que se tiene que considerar el impacto en el capital humano de la compañía.

En resumen, la TD implica tres factores fundamentales en su organización: la definición de una estrategia de transformación digital, la administración del cambio cultural a todo nivel y el desarrollo de una base tecnológica que lo sustente.