Plan A - B

Todos en algún momento de nuestras vidas debemos enfrentarnos al cambio (mudarte de casa, iniciar o terminar una relación, modificar la alimentación e incursionar en un nuevo trabajo son algunos ejemplos de esto), pudiendo traer consigo tanto resultados positivos como negativos dependiendo el caso. Dándonos cuenta de su naturaleza incierta es muy complicado que de buenas a primeras se acepte la metamorfosis cuando esta aparece de repente en nuestro camino.  

Para iniciar este proceso debes de estar dispuesto a romper con el entorno en donde estamos acostumbrados a desarrollar nuestras actividades, pudiendo generar que varios intentos de cambio se queden inconclusos o que simplemente fracasen. Muchas veces son difíciles de aplicar por distintas circunstancias pero es recomendable que si se busca generar una transformación efectiva mínimo se debe empezar con una mentalidad abierta, lo que venga después será cuestión de tiempo. Debido a esto en MGTI queremos darte algunas recomendaciones con las cuales el proceso de cambio va a serte más accesible:

  • Ten en cuenta todos los ámbitos del asunto:

Las partes racionales y emocionales son partes intrínsecas de tu persona, necesitas de ambas para un desarrollo pleno a lo largo de tu vida. Vamos adelantándotelo cualquiera de las dos se puede equivocar (exacto, la parte racional está lejos de ser 100% precisa pese a que te una mayor precisión en diversos temas) e igualmente están construidas con el propósito de cuidarte y evitarte problemas, siendo lo ideal que puedas alinearlas a la misma acción, dándote un panorama mayor a solo implicarse en uno.

  • Vincular la parte racional con la emocional:

Suele conocerse dicha circunstancia como motivar al elefante que es dirigido por un hombre; el animal representa el estado emocional y jinete es la zona racional de tu persona. El problema es la gente suele pensar que pueden dejar sus emociones de lado y únicamente concentrarse en la parte analítica, lo cual es falso, nuestras emociones siempre nos van a afectar. Tal vez la parte racional desea hacer el cambio ya que es algo que necesitamos, lamentablemente nuestras emociones nos hacen preocuparnos ante las consecuencias negativas que podrían existir y honestamente vas a sentirte más cómodo en tu estado actual.

Esto depende completamente de ti, todos te pueden decir que no pasa nada y que puedes equivocarte, pero si tú te encuentras inseguro nada lo va a hacer cambiar hasta que te apliques (puede ser un proceso lento pero es posible e incluso puedes obtener ayuda profesional de psicólogos).  

  • Solución del problema de forma distinta a la esperada:

La investigación se hace presente en este punto, en el cual buscas lugares en donde ya se lograron los resultados esperados. Ya habiendo hecho esto estudia el porque es factible y a partir de ahí intenta implementarla en tu caso (tampoco lo copies al pie de la letra, ya que primero quieres sobresalir no ser igual y por último todo problema tiene sus diferencias aunque minúsculas en apariencia).

  • Esclarece lo que buscas hacer:

Las opciones al tiempo de actuar siempre serán bien recibidas pero también pueden confundirte y eso se traduce en que te agotes más rápido. Cuando tienes que actuar debe estar claro como el agua, sobre todo si eres el líder de un equipo de trabajo. Así que evita prestarles atención a las cosas que de momento no son primordiales y las que lo sean requieren analizarse y describirse para asegurar un mejor resultado.   

  • Luchar contra el agotamiento que provoca el cambio:

Probablemente te ha pasado que un proyecto en el cual estabas motivado a impulsar en un inicio, poco a poco vas perdiendo el interés, pudiendo considerarlo como un acto de flojera. Si bien es una opción para tomar en cuenta regularmente se debe a que los seres humanos nos desmotivamos rápidamente y al carecer de señales que nos demuestren un avance nos frustramos. Lo mejor es que seas realista, ningún sueño se realiza de la noche a la mañana, pensar que a primeras vas a alcanzar el éxito es irreal además de que pones mucho peso sobre tus hombros.  

Seguramente te has dado cuenta de que en MGTI nos especializamos en ayudar a otras empresas a poder automatizar sus procesos, algo que es diferente a lo que anteriormente estaban acostumbrados y no vamos a mentirte, esto como cualquier otro cambio requiere sus sacrificios (dígase en cuestión de tiempo para que la persona interesada aprenda, económicamente, esfuerzo y la propia viabilidad que tengan cuando estén buscando aprender). Sin embargo, somos fieles partidarios de que los cambios al mismo tiempo que son necesarios también pueden ser beneficiosos, solo tienes que estar preparado al buscar llevarlos a cabo e investigar (es bueno saber de antemano si algo te conviene o no).