Si eres el jefe de una empresa tienes la obligación y la responsabilidad de guiar a tu fuerza de trabajo, debes auxiliarlos con el fin de que se mantengan concentrados en los objetivos que se buscan. Ahora es el momento de que tomes las riendas del liderazgo para que ellos vean en ti esa luz que les genere confianza aun con la confusión que hay actualmente, favoreciendo la creación de consecuencias positivas para todos.

Dejar que el pánico invada la mente de tus empleados podría desencadenar en la disminución de la productividad de tu empresa, lo cual tarde que temprano generaría que la calidad de tus productos o servicios se reduzca y de tal forma la funcionalidad de la organización se descarrilará. Por tanto en MGTI te damos cinco sugerencias para que puedas ayudar a los trabajadores a mantenerse en el camino:

  • Toma el primer paso:

Antes de querer influenciar en los demás presta atención a tu persona, apoyar a otros mientras que uno mismo está mal va a ser disfuncional. Tus empleados van a darse cuenta de tu estado de ánimo, puedes intentar ocultarlo pero al tratarse de algo prolongado saldrá a la luz. Entendemos que son épocas complicadas, no obstante, al ser el pilar de la organización requieres transmitir paz y confianza para fortalecer a tu equipo en la travesía.     

  • Reconoce el esfuerzo de tus empleados:

Una de las aspiraciones que tenemos todos los seres humanos es ser reconocidos por las cosas que hacemos, queramos admitirlo o no. Obviamente con tus empleados es lo mismo, reconóceles el esfuerzo que han hecho para hacer correctamente sus labores. Hay dos fines con esto: aumentar la productividad de la persona correspondiente y mandar un mensaje a sus compañeros sobre la actitud que deberían tener. El reconocimiento puede o no ser económico.    

  • Elimina las tareas innecesarias:

Trabajar a distancia implica recibir una gran cantidad de correos electrónicos, archivos, llamadas y mensajes, traduciéndose en información que deben procesar. Ahora bien, enviarles datos innecesarios o repetitivos los puede frustrar, lo mismo que reuniones o discusiones irrelevantes. También deberías considerar que la forma en la que te comuniques puede que tenga que ser diferente dependiendo del empleado en cuestión.  

  • Vincúlate con la misión y la visión de la empresa:

Si tienes establecida tanto una misión como una visión dentro de tu empresa síguelos, no los dejes de adornos. Implementarlos en el funcionamiento de la organización facilita que los empleados sepan que hay un camino establecido que pueden seguir. En tu posición de líder favorece que ellos entiendan el valor que tienen dentro del esquema organizacional.   

  • Mantén informados y conectados a tus empleados:

El aislamiento provocado por el COVID-19 ha separado a la gente de sus amigos, compañeros y familiares, empero, la tecnología nos da la oportunidad de que la comunicación siga presente. Las redes sociales, los programas de videoconferencia y los servicios de mensajería otorgan la posibilidad de interactuar con otros sin importar la distancia. Llegando a este punto, establece claramente los objetivos a lograr, la estructura en la que se trabaja, medidas a tomar en determinada eventualidad y deja abiertos los canales de comunicación.  

No hay necesidad de hacerle sentir a tu gente que está aislada, habla con ellos y demuéstrales que son importantes, piezas fundamentales de un equipo.      

Aunque sea imposible encontrar soluciones para todos los imprevistos que pudieran acontecer, tú puedes facilitar las cosas. La pandemia en general ha sido una experiencia muy dura, sin embargo, esto es una muestra de lo cambiante que es la vida y que siempre hay que estar atentos con el propósito de reaccionar justo a tiempo. Apártate de la noción del jefe y grábate en la cabeza que eres el líder de un proyecto.